TOXINA BOTULÍNICA TIPO A

Aunque sea utilizada en diversas áreas de la Medicina, la toxina botulínica tipo A es hoy sinónimo de tratamiento cosmético, de belleza y de bienestar. Los pacientes que buscan tratamientos para el rejuvenecimiento facial desean mejorar su apariencia, teniendo en cuenta la seguridad del tratamiento, su practicidad y capacidad de mantener la naturalidad de la expresión facial. Con el pasar del tiempo y mayor experiencia con el uso de toxina botulínica tipo A , se evidencia la importancia de los músculos faciales en la comunicación y en la expresión de las emociones. Las tendencias actuales de tratamiento proporcionan al paciente una apariencia natural, descansada y rejuvenecida. Cada vez que nos expresamos, reímos o lloramos, los músculos de la cara se contraen. Con el pasar del tiempo, la actividad de estos músculos produce arrugas de expresión, tales como las líneas de la frente, “las patas de gallo” en entrecejo, entre otras … La Toxina Botulínica Tipo A es aplicado directamente en el músculo responsable por la formación de la arruga, causando si relajación temporal y brindando al rostro una apariencia más descansada, rejuvenecida y agradable. Un plan de tratamiento individualizando de acuerdo con las características clínicas, deseos y objetivos de cada paciente es esencial en la obtención de excelentes resultados. Como todo procedimiento médico, su indicación debe ser correcta y si es necesario se puede combinar con otras técnicas disponibles contra el envejecimiento cutáneo. La practicidad y eficiencia de este procedimiento que puede ser realizado en el consultorio médico con ningún o pequeño tiempo de recuperación, esto hace del tratamiento con toxina botulínica tipo A uno de los procedimientos más realizados en la actualidad.

SITIOS DE APLICACIÓN

Puede ser utilizado para el tratamiento de las líneas de expresión de la región de la cara y cuello, sin embargo es el médico quien va a determinar las áreas a ser tratadas, las áreas mas frecuentes son las siguientes: Los pliegues transversales que se acentúan en la frente como consecuencia de la contracción repetida del Músculo Frontal. Los surcos marcados, que se encuentran entre las cejas (“entrecejo”), por la acción repetida del Músculo Corrugador. El descenso de la cola de la ceja (extremo lateral de la ceja) y la acentuación de las “patas de gallo”, producidos por la contracción del Músculo Orbicular (el músculo que se encuentra alrededor del ojo). Las arrugas horizontales que se forman en la raíz nasal (debajo del “entrecejo”) por la contracción del Músculo Piramidal. Las bandas que en algunas personas se acentúan por la contracción del Músculo Platisma del Cuello. Las arrugas de los labios.

ÚLTIMOS CONSEJOS

La Toxina Botulínica tipo A no da alergia, no produce enfermedades, ni efectos indeseables si es aplicado por profesionales idóneos. Es importante que la aplicación sea absolutamente estéril. Definitivamente, es seguro y llegó para quedarse como uno de los tratamientos más efectivos para tratar las arrugas del rostro. Sabías que… No existen cremas que presenten Toxina Botulínica Tipo A en su formulación o que sea capaz de proporcionar el efecto comparable con el tratamiento de Toxina BotulÍnica Tipo A.